Alerta global: la humanidad agota el “presupuesto anual” de la Tierra

Este año el “Dia de la Sobrecapacidad”, se ubica en la fecha más temprana desde que comenzaron las mediciones, en la década de los 70.

Este miércoles se cumple el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra, que marca el día en que se han consumido todos los recursos naturales disponibles para el año: en este 2018 es la fecha más temprana desde que comenzaron las medicionesen la década de los 70, según la organización Global Footprint Network.

El año pasado esta fecha “límite” se había adelantado hasta el 3 de agosto.

La fecha del Día de la Sobrecapacidad de la Tierra cada vez llega más pronto debido al incremento de las necesidades y la demanda de recursos.

Los científicos calculan cuándo se agotan los recursos que podrían volver a crecer en un año, es decir, que están disponibles de forma sostenible.

En 1970 este día era a finales de diciembre, en el año 2000 ya se había adelantado a septiembre. Según Global Footprint, la población mundial debe funcionar ahora como si tuviera 1,7 planetas Tierra a su disposición.

Desarrollo y subdesarrollo también pesan a la hora de saber cuándo se acaba un recurso para un país. Si el conjunto de la humanidad viviera como los cataríes o los luxemburgueses, el “Día de Sobrecapacidad de la Tierra” sería el 9 y el 19 de febrero, respectivamente. En cambio, en un país como Vietnam, esta fecha no se produce hasta el 21 de diciembre.

El 1° de agosto es la “fecha en la que habremos utilizado todos los árboles, el agua, el suelo fértil y los peces que la Tierra nos puede aportar en un año”, explicó Valérie Gramond de la Huella Ecológica del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

“Se aceleró el agotamiento de los recursos como consecuencia del consumo excesivo y del derroche de comida”, explica Gramond.

“Durante el resto del año, vivimos a crédito y usamos el sustento de nuestros hijos y nietos”, advirtió Jörg-Andreas Krüger del WWF.

La fecha se calcula con ayuda de la huella ecológica, que supone una especie de sistema de contabilidad de los recursos del planeta. En un lado se encuentra la oferta, por ejemplo, de bosques, campos y agua y por otro la demanda o necesidades de la población. También se incluyen las emisiones y desechos. De esta manera, la huella es mucho mayor en las naciones industrializadas.

Para disminuir la huella ecológica los activistas medioambientales recomiendan comer con mayor frecuencia productos vegetales, ya que la producción de alimentos cárnicos requiere más superficie, así como evitar, por ejemplo, tirar alimentos y ahorrar en calefacción. También el transporte juega un papel importante: los viajes en avión contaminan mucho más que el transporte público.

Podés calcular tu huella ecológica en la página http://www.footprintcalculator.org/.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *